Un gimnasio bajo el agua

 Imagino que muchos aprovecharán esta semana para irse de paseo  y también supongo que la piscina será uno de los lugares donde pasarán la mayor parte del día.

Entre los delfines flotantes de plástico, los niños “clavadistas” y el coctel en la mano, nadar se vuelve un poco complicado en estas fechas.

Así que le propongo otra opción para que aproveche la resistencia que genera el agua y no se quede sin hacer ejercicio en estos días.

Para brazos y hombros

Flexione los codos para que queden en un ángulo de 90º y fíjelos a los lados de su cuerpo, con las palmas extendidas hacia el cielo y el agua al nivel del cuello (puede flexionar las piernas para que los hombros queden cubiertos de líquido).

Sin despegar los codos de ahí, lleve las palmas estiradas y con los dedos juntos en dirección a sus hombros y regréselas a la posición inicial. Este ejercicio (1) trabaja las fibras musculares de los bíceps.

Para trabajar las de los tríceps, voltee las palmas hacia abajo. Inicie el movimiento con los codos anclados a los lados del cuerpo y flexionados a 90º. Lleve las palmas estiradas y con los dedos juntos en dirección a sus muslos y regréselas a su posición inicial de este ejercicio (2).

Para los delotides (hombros), extienda sus brazos con las palmas tocando sus piernas. Eleve los brazos a sus lados hasta llevarlos al nivel de los hombros, formando una T con sus brazos y su cuerpo; luego, regréselos a la posición inicial del ejercicio (3).

Para piernas

Con el agua al nivel de la cintura, doble levemente la pierna de apoyo y eleve la otra pierna con la rodilla flexionada, hasta que quede en un ángulo de 90º. Puede hacer este ejercicio (1) para cuádriceps (muslos) primero con una pierna y luego con la otra, o alternando las elevaciones de rodilla.

Para trabajar las fibras musculares isquiotibiales (parte de atrás del muslo), manteniendo las rodillas juntas, una al lado de la otra, doble una ellas hasta que quede a 90º. Desde este punto inicial, realice el ejercicio (2) intentando llevar su talón en dirección a la nalga, sin separar las rodillas, y regrese a la posición inicial.

Para glúteos y aductores

Siempre con el agua al nivel de la cintura, y flexionando levemente la rodilla de la pierna de apoyo, lleve la otra pierna extendida hacia atrás (1).

Luego, regrésela a su posición original, de forma que los pies queden uno al lado al otro pero que el de la pierna cuyo glúteo se está ejercitando no toque el suelo.

Luego, eleve la pierna extendida lateralmente (2), manteniendo la de apoyo semiflexionada. Regrésela a su posición original, de forma que los pies queden uno al lado al otro pero que el de la pierna que se está ejercitando no toque el suelo.

Finalmente, para trabajar las fibras musculares de la cara interna de la pierna ( aductores), mueva una pierna en dirección diagonal, cruzándola por delante de la otra y regrésela a la posición original. La pierna de apoyo debe estar semiflexionada y la otra, completamente estirada (3).

Ahí les dejo la tarea para Semana Santa.

Me cuentan luego si la hicieron o no.

Este post se publicó originalmente en http://www.elfinancierocr.com/blogs/la_milla_extra/gimnasio-agua_7_267643234.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: